El asturiano se define a sí mismo como un piloto completo, no por ser el mejor en todos los aspectos, sino por haber competido y conseguido éxitos en disciplinas tan diferentes.

"Queríamos mostrar lo difícil que es cambiar de coche a un nivel tan competitivo cada semana. Es algo difícil de percibir desde fuera", ha dicho en declaraciones al periódico francés Le Figaro.