Los organizadores de la cita italiana han seguido los pasos de Turquía, que este fin de semana se disputará a puerta cerrada, sin público.