Toda decisión de cualquier categoría amparada por la Federación Internacional de Automovilismo debe ser ratificada por el Consejo Mundial del Automovilismo para que sea 100% oficial y entre en vigor en el futuro.

Hablamos de normativas técnicas, calendarios, cambios de categorías, nomenclaturas, puestos ejecutivos o pactos comerciales. Desde categorías de monoplazas como F1, hasta coches de GT o RallyCross o competiciones históricas.