El belga afronta la etapa final con un margen holgado sobre Ogier, que pinchó y tuvo problemas de cambio, y sin Tanak, que abandonó.