El galés se llevó el triunfo tras caer Neuville y Loeb por respectivos pinchazos, y retirarse Ogier al romper motor. Se coloca como sólido líder del Mundial.