La de 2020 no ha sido de ningún modo la campaña más sencilla desde que es piloto de Fórmula 1, si bien con sus actuaciones ha sabido plasmar que los puntos perdidos -una treintena- han sido por factores ajenos a su control. Hoy ha visitado el feudo del que será su equipo el curso que viene, Ferrari, y ha firmado la que seguramente es su actuación más memorable desde que milita en la categoría reina del automovilismo. "Un buen mensaje" en el momento adecuado.