La antepenúltma cita del Mundial suele ser un calvario para los coches, convirtiéndose en una carrera por eliminación. Sebastien Ogier defiende liderato abriendo pista.