Pierre Gasly no ha dejado a nadie indiferente tras lograr su primera victoria en Fórmula 1 en el Gran Premio de Italia. Si se tiene en cuenta la trayectoria deportiva del francés, este triunfo supone un golpe en la mesa ante aquellos que, en su día, dudaron de él.

Gasly ascendió, para 2019, de Toro Rosso a Red Bull tras la decisión de Daniel Ricciardo de dejar la escudería para irse a Renault. En su tiempo en el equipo austriaco, Pierre no acabó de convencer a los dirigentes de Red Bull que, a mitad de temporada, le cambiaron por Alex Albon.