Es la información que un neurocirujano ha trasladado a la televisión de Montecarlo sobre el expiloto alemán de Fórmula 1.