El jefe de Ferrari abandonó el garaje para ver la ceremonia a pie de pista y aplaudió al piloto madrileño, que terminó segundo en Italia.