Lamentó quedarse a las puertas del podio y bromeó con la creación de su escuela en la que se han forjado Morbidelli y Bagnaia, que sí hiceron podio.