El propio Vettel admitió tras la confirmación de su salida de Ferrari para el próximo año que la retirada fue una de las opciones que sopesó. Sin embargo, finalmente encontró cobijo en Aston Martin, donde además entra como accionista.