Hay teorías biladistas que abogan por “al enemigo ni agua”, pero la historia demuestra que la rivalidad no está enfrentada a la elegancia.