Los deportistas, equipos y marcas deben cuidar sus acciones en el ámbito virtual para evitar graves consecuencias en el mundo real.