El holandés, que esta semana ha cumplido 23 años, necesita ganar el Mundial de F1 esta temporada si quiere convertirse en el campeón más joven de la historia.