El agitado Gran Premio de Italia volvió a poner sobre la mesa una antigua propuesta. El propio Ross Brawn ya intentó introducir parrillas invertidas en tres de los Grandes Premios de esta temporada, pero la falta de unanimidad de los equipos le impidió hacer esto realidad.